El 16 de julio de 1850, se establecen por primera vez en España, en el entonces pueblo vecino de Barcelona, San Andrés de Palomar.
Su primera expansión por España se realiza a lo largo del Mediterráneo: Tarragona, Barcelona, Valencia, Orihuela, Alicante y Murcia. En su deseo de atender a todas las clases sociales, cada uno de los establecimientos solía constar de un colegio pensionado, un externado, escuela gratuita y una, o varias, catequesis y escuelas dominicales.
En 1909 se instalan en Loyola (Azpeitia). En 1917 abren un colegio en Madrid. Los colegios de Zaragoza y Burgos serán las últimas ampliaciones antes de la guerra civil de 1936.

1-3-aEn los años posteriores, caracterizados por la abundancia de vocaciones religiosas, se extienden por Andalucía (Jerez de la Frontera y residencia Universitaria de Granada) y, respondiendo a su vocación misionera, abren un colegio internado en Guinea Ecuatorial.
El crecimiento de obras y actividades llevó, en 1950, a la partición de la hasta entonces Provincia Española en dos provincias independientes: Aragón y Castilla. La disminución de religiosas ha llevado a que en el año 2014 vuelvan a ser una única Provincia de España.
El desarrollo de la sociedad española a partir de la década de los sesenta, hace que se multipliquen los centros educativos en barrios periféricos y pueblos: Badalona, La Fuensanta (Valencia), Villafranqueza y Asís (Alicante), Pinos Puente y Santo Cristo de la Yedra (Granada), Senda Enmedio (Murcia), Camas (Sevilla), entre otros. Sin que falten entre sus obras las Casas de Espiritualidad, dedicadas en exclusividad a Ejercicios Espirituales, retiros y Convivencias y las llamadas Casas Hogar para acogida de niños con carencias familiares, algo muy específico, desde su fundación, en la obra de Claudina Thévenet.

Para saber más …
1-3-b